El silencio en terapia

El silencio es parte importante de la terapia. El silencio comunica. El silencio da espacio al otro, le deja pensar y analizar lo que se ha hablado, permite al demandante de terapia encajar, ingerir y procesar la información que se ha vertido.

            Cuando comencé a ejercer de mi profesión, una de mis mayores dificultades era lograr mantener los silencios en terapia, esa necesidad de llenar los vacíos sin palabras durante el proceso terapéutico, lo que me generaba una gran agitación e incomodidad, a pesar de ser consciente del efecto que tiene la utilización de esta herramienta terapéutica que permite elaborar y anclar ideas, procesos, realidades, así como extraer conclusiones o confrontar situaciones que no se había planteado el demandante. Siempre recuerdo en mi etapa de formación como terapeuta familiar a uno de los psicólogos de los que más aprendí, Iñaki Aramberri, quien cuando realizaba procesos formativos o supervisión de casos utilizaba el silencio de forma frecuente: realizaba una pregunta a los alumnos y, si nadie respondía, se sentaba tranquilamente, y permanecía sin decir absolutamente nada durante varios minutos, mirando hacia otro lado, logrando generarme una sensación de malestar, de necesidad de decir algo, lo que fuese, aunque no tuviese que ver con su pregunta, para romper el incómodo silencio.

            Evidentemente, estas carencias se van limando y mejorando con la práctica profesional, y vas tomando conciencia de la importancia terapéutica del uso de los silencios.

            La psicóloga de la Universidad de Valencia Contxa Perpiñá plantea algunos aspectos en referencia al uso del silencio en la entrevista terapéutica que pueden ser de utilidad:

  • El silencio es una forma de comunicación, y por tanto informativa (no se sabe qué decir, no querer tratar un tema, estar confuso, tomar tiempo para reflexionar, querer ocultar algo, etc.).

     

  • El entrevistador debe saber manejar también este tipo de información. Ha de aprenden a superar la angustia que le pueda producir el silencio y ha de luchar contra la necesidad de “exhibir” que siempre se tiene la respuesta correcta en todas las ocasiones, o que siempre hay algo que se pueda decir.

     

  • Cuando el entrevistador primerizo se sienta incómodo en los momentos de silencio, lo que puede hacer es tratar de relajarse y utilizar sus habilidades de escucha activa.

     

  • Por otro lado, si el entrevistado evidencia su incomodidad ante su propio silencio, se le puede indicar que no piense mucho en sus respuestas sino que diga lo primero que surja en su cabeza, o se puede aliviar la tensión abordando lo complicado que es hablar en determinados momento o sobre ciertos temas.

     

  • La respuesta que tengamos ante el silencio no sólo va a ser verbal, sino también corporal; es decir, el entrevistador también ha de estar pendiente de su lenguaje corporal y que éste no descalifique con impaciencia “no verbal” una aceptación “verbal” del silencio que se está produciendo en la entrevista.

     

  • Los silencios favorecen la reflexión y elaboración del entrevistado.La latencia prolongada (el tiempo que tarde en contestar el entrevistador una vez que el entrevistado ha intervenido) favorece la expresión verbal del entrevistado. Estos silencios “instrumentales” favorecen la escucha y el discurso.


          Concluimos que en terapia es importante saber expresarte y transmitir a través del lenguaje, pero es igual de importante saber cuándo callarse.



Oswaldo Paz Pedrianes



Complementario.




Saber escuchar

en la

entrevista terapéutica


  • Crear y establecer un clima agradable.

  • Tomarse el tiempo necesario para escuchar.

  • Concentrarse y evitar la distracción.

  • Prepararse acerca del tema a escuchar (incluyendo la preparación emocional si lo requiere el caso).

  • Preguntar y tomar notas.

  • Escuchar y resumir.

  • Comprender la estructura del argumento.

  • Comprobar comprensión.

  • No adelantar conclusiones.

  • Escuchar con empatía.

  • Aceptar a la otra persona tal como es.

  • Crear un clima de confianza.


Escribir comentario

Comentarios: 0